Conoce el nombre de tus ángeles

3261685752_d642dc968b_o

Photo by bl0ndeeo2

Namasté querido ser luminoso.
 
Una de las preguntas más frecuentes cuando alguien viene a canalización de sus guías es saber el nombre de sus ángeles. A pesar de que a ellos no les importa que no sepas cómo se llaman, siempre es bonito llamar a los demás por su nombre, ¿no crees? Primero te cuento por qué no les importa, ellos no tienen ego por lo que no clasifican, no juzgan, no etiquetan, no jerarquizan… Nosotros podemos sentirnos si alguien no nos llama por nuestro nombre, pero ellos no, pues sólo tienen amor incondicional para ti.
 
Lo mejor de todo es que tú puedes pedirles que te lo digan. Al igual que con cualquier petición, usa tu corazón para decirles que deseas que te digan sus nombres. Lo puedes pensar, decir, escribir, cantar, rezar, susurrar… de cualquier manera que elijas.
 
Los ángeles te contestarán en situaciones de tu vida diaria o sueños. Así que pon mucha atención a los nombres repetitivos que llegan a ti. Pueden hacerlo a través de alguien más, de nombres recurrentes que salgan en la televisión, en algún libro, en la calle… en todos lados.
 
A veces me he encontrado con la creencia de que sólo pueden tener nombres angelicales o bíblicos. Esa es una de las posibilidades, pero no la única. Un ángel puede tener un nombre común del lugar donde vives, el nombre de una virtud (amor, honestidad, fuerza) o un nombre completamente raro para tu idioma. Eln nombre que llegue a ti es el correcto. ¡Confía!
 
En una ocasión, le pedí a uno de los ángeles que me acompaña que me mostrara su nombre. Esa tarde no llegó algo en particular. Al día siguiente, al ver un rato la tele, me encontraba cambiándole al canal, cuando en 2 diferentes programas el personaje principal se llamaba “Bret”. Me llamó la atención que el nombre, no tan común, se me presentara en tan poco tiempo.
 
Pensé: “Angelito, si este es tu nombre, requiero que me lo confirmes por lo menos una vez más por favor.”
 
Y seguí viendo la televisión.
 
Al día siguiente fui al cine. ¡La película que vi tenía como personaje principal a un Bret! Mi ángel se llama Bret. Ahora, cuando escucho ese nombre, sé que es mi ángel dándome un saludo. :)
 
Así que la invitación de esta semana es a que le preguntes a tus ángeles cómo se llamen y que contactes con su energía. Su mensaje va a llegar a través de tu intuición, así que pon mucha atención a lo que estás viendo, sintiendo, pensando y escuchando recurrentemente.
Una vez que sepas cómo se llama o llaman por favor compártenos al final de este post la forma en que te contestaron y cuál es su nombre. Será un honor leerte.
Nos leemos la próxima semana, mientras tanto, le pido a tus ángeles que se manifiesten ante ti.
 
Recuerda, eres luz, amor y abundancia. ¡Elige experimentarlas en todas las áreas de tu vida!
Beso de helado vegano :D
pd. Si deseas contactar con tu ser interior y el amor incondicional en ti a través de la meditación y el diksha, puedes unirte al grupo de los lunes a las 8 pm. Encuentras información aquí.

El poder del ¡hip hip hurra!

Namasté querido ser luminoso.
 
10405590_564473350331195_2954701824137379503_n

Photo by MaratonCDMX

 

Si has leído varios boletines, seguramente sabes que amo el  hatha yoga. Es un práctica física que motiva, fortalece, flexibiliza y embellece, tanto en tu interior, como en tu exterior. Lo que no sé es si alguna vez te había compartido que disfruto correr. Por lo general, me hago un espacio para regalarme un espacio de jogging.
 
Ahora, más que correr, amo las carreras… ¿has ido alguna vez a una? Si no, te recomiendo que lo hagas. Justo este fin de semana, en la ciudad de México se celebró el maratón. Omar corre con regularidad, y básicamente nuestra rutina desde hace algunos años es: él corre y yo voy a echar porras. ¡Y me encanta!
 
A lo largo de las avenidas en donde pasan los corredores, hay muchísima gente apoyando. Diciéndole al corredor que va frente a ellas, que lo va a lograr, que sí se puede, que falta poco y que va muy bien. Es increíble ver a miles de voluntarios y personas entregar agua, dulces, chocolates a todo aquel corredor que se acerque. Hay pancartas, globos, banderas, aplausos y sobre todo, muchas sonrisas.
 
Ves a los corredores con gestos de gratitud y esperanza al escuchar las porras que los demás les echan.  Y es muy claro que en cuanto los corredores escuchan que las personas los están animando, ellos se motivan y toman más fuerza para continuar su camino y lograr su meta.
 
Es padrísimo. Y obvio, no falta la emoción increíble cuando ves a tu corredor favorito pasar frente a ti y tomarle rápidamente la foto del recuerdo. :)
 
Me encanta.
 
La sensación que me da es la de un baño de autoestima, motivación y autoconfianza increíble. Este año la emoción fue tanta, que tenía ganas de llorar de escuchar el apoyo incondicional entre desconocidos. Así que decidí correr el medio maratón el año que viene. Ya he corrido carreras, pero de 10 km. Sin duda me impone, pero a la vez me emociona muchísimo encontrarme del otro lado de la ecuación.
 
Ya te contaré cómo va el entrenamiento. Por ahora, mi invitación es a que nos echemos porras entre nosotros. Usa el poder de tu intención y magnifica el amor que entregas a través de tus palabras. La recompensa será enorme. Sentirás cómo ese amor y luz se expande desde ti hacia el universo y te regresa multiplicado.
 
Me encantará leer tus experiencias, así que por favor compártenos al final de esta publicación qué resultados observas de elevar la frecuencia de tus palabras hacia la motivación y el apoyo incondicional.
 
Nos leemos la próxima semana, mientras tanto, le pido a tus ángeles que se manifiesten ante ti y te motiven para lograr eso que te has propuesto.
 
Recuerda, eres luz, amor y abundancia. ¡Elige experimentarlas en todas las áreas de tu vida!
 
Beso de ensalada de frutas :D
 
pd. Si deseas contactar con tu ser interior y el amor incondicional en ti a través de la meditación y el diksha, puedes unirte al grupo de los lunes a las 8 pm. Encuentras información aquí.

 

Cambia la lástima por la compasión

Namasté querido compañero en la Luz.
 
Hoy quiero compartirte un “ahá” que tuve en estos días con respecto a la compasión.
 
Actualmente, construyen un edificio justo al lado del mío. Llevan más de 8 meses, martillando, generando mucho polvo y haciendo mucho ruido. Prenden su radio a todo volumen y por más que cierres la ventana, sigues escuchando su música. Esto sucede de lunes a sábado de 7 am a 10 pm. (Los sábados terminan como a las 4 pm)
 
Estamos hartos. No sólo Omar y yo, sino todos los vecinos. Y por si fuera poco, la última semana han estado viniendo a trabajar en las noches porque están instalando fibra óptica. Llegan como a las 11 pm y se van como a las 6 am. 
 
Entonces, los espacios de silencio que teníamos por las noches ya no están ocurriendo. Esto ha hecho que salga la adolescente rebelde y grosera que vive en mí y que me den unas ganas de gritarles y aventarles de cosas. En verdad, esta situación ha generado un hartazgo-enojo-odio en mí. Horrible. No he salido a mentarles la madre, pero no me han faltado ganas de hacerlo.
 
Y entonces, los ángeles comienzan a hablarme de la compasión. Me ayudan a ver que los trabajadores están siguiendo instrucciones. Están haciendo su labor. No pueden instalar la fibra óptica en el día, pues el tránsito peatonal y automovilístico se los impide. Y entonces respiro profundo. Me alientan a observar que no puedo hacer nada al respecto. Lo único que está en mis manos es mi percepción. Incluso hablándole a la policía para callarlos, ellos tienen permisos de la delegación para trabajar a esas horas. Bajan el volumen un par de horas y luego vuelven a hacer ruido.
 
Como el mundo exterior, es reflejo del mundo interior, mis guías me preguntan, ¿cómo se vincula esta situación contigo? ¿Qué tan callada mentalmente estás? ¿Qué tanta compasión has estado sintiendo hacia ti? ¿Estás siendo grosera contigo? ¿Estás empolvando tu realidad? ¿Te estás hablando gentilmente? 

¡Plop!
 
Me cae el veinte de que he estado muy criticona conmigo últimamente y que he tenido mucho ruido mental, porque al ser estricta conmigo, me planteo demasiadas metas que por cantidad no he estado pudiendo cumplir. Y me juzgo y hablo feo. Me he notado distraída y cuando me sorprendo, me regaño.
 
“—Uff—. Pienso. “—Traigo la construcción en mi mente. Ese martilleo, ruido y polvo está en mí.”
 
Vuelvo a respirar. Me intenciono para perdonarme. 
 
Me digo: “—Hago lo que puedo. He estado distraída porque tengo tantas ocupaciones en la mente, que no he estado presente. Y no pasa nada.”—. Vuelvo a respirar. — No pasa nada. Estoy dispuesta a amarme tal y como soy—.” La respiración se hace más profunda. 
 
Sonrío internamente. Me amo y por tanto me perdono. Todo está bien en mi mundo. ¡Ahó!
 
¿La construcción? Aquí sigue. Pero mi percepción hacia ella cambió y por tanto, ya no me molesta. Y lo mejor… en las noches no he oído a los trabajadores.
 
¡Goool! :)
 
Así que  esta semana te comparto una meditación para contactar con la compasión. Como sabes, si tú deseas mandar una sugerencia de meditación y/o una pregunta para que sea contestada en este boletín puedes hacerlo a info@andreadelamora.com 

Después de que veas el video, por favor compártenos tu reflexión comentando a este post.
 
Recuerda, eres luz, amor y abundancia. ¡Elige experimentarlas en todas las áreas de tu vida!
 
Beso de luz.
 
pd. Si deseas contactar con la compasión y el amor en ti a través de la meditación y el diksha, puedes unirte al grupo de los lunes a las 8 pm. Encuentras información aquí.

Si estás viendo este post, pero no te has suscrito al boletín y quieres recibirlo todos los miércoles, puedes hacerlo aquí.
psst… además de este boletín, ¿deseas recibir tips para generar abundancia integral? Suscríbete aquí.
Con todo mi amor,
Andrea de la Mora